18 | 02 | 2019

Según datos de 2016, cada barcelonés produce 1,3kg de desechos diarios, esto equivale a prácticamente media tonelada por habitante por año. Muchas de estos desechos no se pueden reciclar o no llegan a las plantas de reciclaje; sólo un 35,9% de se separa. Reciclar es un buen inicio pero todavía podemos hacer más cosas para hacer un mundo mejor.

Reducir nuestros residuos está de moda. Cada día hay más personas en Barcelona que buscan generar menos desechos para cuidar nuestro entorno y dejar una mejor planeta a las generaciones que vienen. ¿Qué quiere decir el estilo de vida residuo cero? Quiere decir intentar reducir los desechos que generamos con acciones cotidianas como ir de compras o llevar una botella reutilizable en la mochila.

Hay muchas personas que al querer cambiar hacia un estilo de vida residuo cero se preguntan dónde pueden comprar comida, cosmética o regalos. Y la respuesta no es compleja, sólo hay que mirar atrás unos años y recordar cómo y dónde compraban nuestras madres o abuelas.

Barcelona es una de las ciudades europeas con más opciones: todos conocemos el mercado más cercano de casa o las tiendas del barrio. Comprando en este tipo de comercios es mucho más fácil no producir desechos ya que tenemos un trato más cercano con el vendedor y estos negocios nos ofrecen productos de calidad que en su mayoría no están envueltos por plástico o papel.

Pongamos unos ejemplos: Queremos comprar aceitunas o queso. En vez de ir hacia el supermercado, podemos llevar el carro o la canasta y un taper o frasco de vidrio para ir al mercado y que la vendedora nos ponga el producto allí tras pesarlo.

Para ir a comprar lentejas o arroz podemos llevar una bolsita de tela en la tienda a granel más cercana de casa y que nos pongan las legumbres a la bolsa en vez de en una bolsita de plástico. ¡Al igual que si queremos ir a comprar el pan o verduras!

Y pensarás, ¡qué faena lo de no producir residuos! Pues este tipo de consumo es más sostenible, más sano y muchas veces más barato ya que sólo compramos lo que necesitamos. Además, podremos conocer mejor el barrio y en las personas que viven y trabajan en él.

Fuente: Carla Heras Fernández - Zero Waste Barcelona Network